Enfocando la felicidad

Después de meses sin escribir en este blog, y ahora que se termina un año y empieza otro, llega el momento de soltar amarres y mirar hacia adelante.

Han sucedido muchas cosas, pero mi balance es positivo y no puedo más que estar agradecida de haber llegado hasta aquí sin haber dejado de ser yo misma.

Me gustaría dedicar estás palabras a todas esas personas que siempre estuvieron ahí, pero también a los que aparecieron cuando menos lo esperaba.

Ahora me encuentro en una etapa tranquila y sintiendo una paz que permite mirar hacia el futuro con optimismo, con serenidad y madurez y sin renunciar a mí misma. Ha pasado ya el tiempo de demostrar todo, ahora yo sé lo que soy y de lo que soy capaz.

¿Que qué quiero? Pues como lo mismo que resto de la humanidad, ser feliz. Pero la felicidad no es, según mi opinión, un ser sino más bien un estar, y a veces apenas un suspiro, un instante, un momento. Como una imagen capturada con mi cámara de fotos: momentos, instantes, sonrisas, miradas…una caricia.

Doy gracias por cada uno de esos momentos que me sorprenden cada día al lado de las personas que me quieren y a las que yo tanto quiero.

Me parece delicioso pararme, reflexionar y observar cada uno de esos detalles: la sonrisa de felicidad de Eva, la complicidad de mis padres tan unidos, y esos amigos que, aunque no veas todo lo que quisieras, sabes que están siempre ahí, y te mandan un beso o una sonrisa.

Despertarse por la mañana abrir mis ventanas, respirar, saludar al sol mientras su luz me acaricia suavemente.

Todas esas sensaciones que a veces pasan desapercibidas para nosotros pero que son las pequeñas/grandes cosas que nos hacen darnos cuenta de lo bonito de la vida y nos recuerdan que la felicidad no hace falta perseguirla, solo debes esperarla, buscarla pacientemente, hasta que consigues enfocarla y capturar ese momento.

Me siento bien, tranquila, y esperando aprovechar cada uno de los instantes de felicidad que el próximo 2016. Satisfecha del 2015 que se va para no volver.

En estos meses he descubierto que existe una fuerza a nuestro alcance que puede cambiar el mundo… es la sonrisa.
Sonriamos más por fuera y por dentro.
Gracias a todos por quererme, yo también os quiero.

Feliz Navidad y feliz 2016
¡Seamos felices!

 

Anuncios