Aprovechando el viento fuerte

eBJIgrh3TCeHf7unLQ5e_sailing-5

A veces tomamos decisiones esperando que sean acertadas y resultan un fracaso. Durante un tiempo analizas porque lo hiciste y para qué, te arrepientes, mientras por otro lado justificas el resultado, te sientes mal hasta que sin más remedio aceptas tu situación.

 Y sin darte cuenta, el fracaso que te pareció en su momento, se convierte en el mayor de tus éxitos, y por qué, pues porque simplemente ese no era tu lugar, ni tu objetivo. Es ese momento cuando recuerdas aquel pasaje de Alicia en el País de las Maravillas, que decía que puedes encontrar puertas impasables pero nunca imposibles.

Te das cuenta que tu travesía no ha terminado y que aunque no sabes cuál será tu destino definitivo, aprovechas el viento fuerte que ahora sopla a tu favor, ese viento que durante meses, semanas, días, horas… has esperado. Te paras un segundo, y no puedes evitar tener miedo pero quieres seguir navegando con determinación, disfrutando del momento. Y en esa parada agradeces a las personas que creyeron en ti y que te ayudaron.

Nunca dejaste de soñar, porque cuando sueñas cosas grandes logras cosas grandes  y sí, a veces los sueños se hacen realidad.

El silencio durante tanto tiempo, y la capacidad de adaptación al cambio te han hecho fuerte, tomar conciencia de tus pensamientos, de los que verdaderamente te permites y los que están en tu corazón, han hecho que des pequeños pasos para cumplir con tus objetivos. 

Es el momento de buscar nuevos horizontes, de volver a ilusionarte. Navegas ligera sin ninguna carga que te impida seguir hacia adelante, libre y feliz.

 

Anuncios